domingo, 7 de febrero de 2010

Inseguridad ciudadana en España; un tema que ocupa y preocupa a los ciudadanos

De "Pensar y escribir en libertad", extraemos el siguiente artículo:

Han aumentado los delitos contra la vida, la integridad y la libertad de las personas en España. Pero en realidad, no es eso de lo que quería hablaros hoy, sino de otro tipo de inseguridad..., que existe no sólo cuando jueces metidos a políticos, (que es justo lo que desde la cúpula del Poder Judicial parece fomentarse), como el inefable Garzón te encausan sino cuando lo hacen la mayoría de los "sustitutos"...

¿Y Si tu padre o tu madre se viesen operados a corazón abierto, dentro de un quirófano, por un cirujano sustituto nombrado por enchufe, sin haber acreditado un mínimo conocimiento, ni efectuado práctica tutelada alguna?... ¿Te sentirías seguro/a?
Actualmente, cientos de jueces, fiscales y secretarios judiciales sustitutos están acusando, encarcelando, condenando, quitando la custodia a padres, resolviendo sobre el patrimonio de las personas... Se escarba un poco y siempre son hijos de... esposas, de... maridos, de... (Ya lo vimos en "el hola de los tribunales"). En Andalucía, es especialmente bochornoso después de treinta años de socialismo, en su vertiente más sauria, el "Chavismo".

Son varias las cuestiones a tratar.

1) Efectivamente, la justicia interina debe desaparecer, se trata de una estafa a los ciudadanos y de un nido de enchufados. Por mucha simpatía personal que merezcan algunos o todos, el ejercicio de la jurisdicción corresponde a Jueces y Magistrados integrantes del Poder Judicial. Lo mismo es aplicable a los Fiscales. Esta debe ser también una reivindicación innegociable. Esta corruptela, se traduce, incluso, en que determinados destinos ni siquiera salen a concurso o lo hacen en puestos que no se van a cubrir por titulares, y es ideada por el Tribunal Superior de justicia, (de cada Comunidad Autónoma, 17; recordemos que Justicia es competencia transferida del Estado en su favor), y se puede demostrar objetivamente.

2) El mejor módulo (del que ya hablamos en "Reflexiones de un juez") es el módulo muerto. Antes de que la APM y sus socios estableciera el sistema de módulos, los órganos judiciales funcionaban igual o mejor, y cuando procedía se inspeccionaba, porque normalmente ya se sabe cúales son los órganos con problemas y a qué se deben. Además está demostrado que el trabajo sólo se distribuye a destajo en actividades escasamente intelectuales, porque lo contrario conlleva una ineficacia en el trabajador, que prima la cantidad sobre la calidad (primer instrumento de alienación en cadena). Por último, cabe señalar que los proyectos, por muy embrionarios que sean, están, dicho vulgarmente "hechos con los pies o a mala leche" porque se parecen a la realidad lo que un huevo a una castaña, y no hablemos del feudalismo que respiran los módulos de las Salas, que puntúan en muchos casos el doble que en Instancia. Y qué decir del más Alto Tribunal, cuyas resoluciones parece que tienen más valor que las del resto de órganos judiciales.

3) La huelga judicial ha tenido una onda expansiva que somos incapaces de prever en toda su intensidad. Han dado la batalla política, mediática y la social y, la más importante ahora, la de las ideas claras, también en Justicia. Y en algunos casos, incluso la personal, pues muchos habrán deseado a posteriori participar del hecho histórico.

La cuestión es negociar, negociar, negociar, convencer, convencer, convencer, crear conciencia de Cuerpo Nacional, de que juntos los jueces pueden plantear todos los temas, y de que hay gente dispuesta a razonar con ellos. El ruido innecesario sólo crea focos de atención parciales, y hay que estar a lo esencial. Das y doy. Todo es intercambio en la negociación. Pero nunca caer en el frentismo, salvo que les nieguen a los jueces el pan y sal, como el defenestrado ex ministro de Justicia, cuya cabeza, (creo que sin cuernos), adorna todos los despachos de los huelguistas, por más que se niegue públicamente.

Con estas recomendaciones nos podríamos evitar casos como el que os cuento a continuación:

Hace tres años, con el juez titular enfermo, un Juez Sutituto que cubría su puesto, tuvo un detenido por robo con (bastante) violencia, acordó su ingreso en prisión y, mientras lo bajaban al furgón, el padre del diablillo le entró a llorar en el despacho... En menos de 5 minutos de reloj, le pudo la compasión y puso en libertad al vástago delincuente. Qué duda cabe que al conocer esto, el titular pidió el alta voluntaria...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada